El espíritu de Hiroshima.

Arriba Pie